Saltar al contenido

Un Dialogo con Dios acerca del Sábado

diciembre 20, 2020
El sabado foto

1.Dime, Señor ¿tienes tú un día especial de descanso para tus seguidores?

«Yo fui en el Espíritu en el día del Señor». Apocalipsis 1:10.

2. Pero, ¿Cuál es el día del Señor? ¿De qué día de la semana eres tú el Señor?

«Por que Señor es del sábado el Hijo del hombre» Mateo 12:8.

3. Hay siete días en la semana. ¿Cuál de ellos es el día de reposo?

«El séptimo día es sábado > fiesta del Señor Dios tuyo». Cuarto Mandamiento.

(Éxodo 20:8-11, versión de Félix Torres Amat).

4. ¿Qué día de acuerdo con nuestro cómputo, es el séptimo; el sábado o el domingo?

«Y como pasó el sábado, María Magdalena, y Maria madre de lacobo… muy de mañana, el primer día de la semana, vienen al sepulcro, ya salido sol… Y entradas en el sepulcro, vieron a un mancebo… Más él les dice: no os asustéis; buscáis a Jesús Nazareno, el que fue crucificado; ha resucitado.» 5. Marcos 16:1-6. (Noto: Todo el mundo sabe que el domingo fue el día de la resurrección. El sábado había pasado cuando amaneció. Es, pues, evidente que el sábado es el día anterior al domingo).

5. Pero, Señor ¿no aboliste tu la ley que contiene el mandamiento del sábado?

«No penséis que he venido pan abrogar la ley o los profetas: no he venido para abrogar sino a cumplir». Mateo 5:17.

6. Bien, por lo menos, ¿no cambiaste tú uno de los mandamientos, de manera que hoy tus seguidores puedan guardar otro día fuera del séptimo?

«Porque de cierto os digo, que hasta que perezca el cielo y la tierra, ni una jota, ni una tilde perecerá de la ley, hasta que todas las cosas sean hechas». Mateo 5:18.

7. Pero, Señor, ¿no es el sábado un día Judío? ¿No es el séptimo, el día de reposo de los Judíos?

«El sábado por causa del hombre es hecho». Marcos 2:27. (El sábado fue hecho y entregado al nombre genéricamente hablando 1,500 años antes de la existencia de cualquier Judío. (Véase Génesis 2:1-3).

8. Alguien me dijo que después de tu crucifixión, Señor, tus seguidores no continuaron guardando el séptimo día de acuerdo con el mandamiento. ¿Es cierto?

«Y era día de la víspera de la Pascua; y estaba para rayar el sábado. Y las mujeres que con él habían venido de Galilea, siguieron también y vieron el sepulcro. y cómo fue puesto su cuerpo. Y vueltas, aparejaron drogas aromáticas y ungüentos y reposaron el sábado conforme mandamiento». Lucas 23:54-56.

9. Pero, ¿Acaso el apóstol Pablo no se reunía siempre con los cristianos de su tiempo en domingo, en honor a la resurrección? ¿Qué costumbre tenía él con respecto al día de culto?

Y Pablo, como acostumbraba, entró a ellos, y por tres sábados disputó con ellos de las Escrituras». Hechos 17:2.

10. ¿Se reunía también con los conversos gentiles en sábado? Tal vez, él se congregaba con los judíos en sábado y con los griegos en domingo. ¿Cuál es la verdad, Señor?

«Y disputaba en la sinagoga todos los sábados, y persuadía a judíos y a griegos». Hechos 18:4.

11. ¿Qué enseñó Pablo con respecto al mandato del sábado?

«Por tanto, queda un reposo para el pueblo de Dios. Porque el que ha entrado en su reposo, también él ha reposado de sus obras, como Dios de las suyas. Hebreos 4:9,10

12. Pero, ¿a qué día se refirió Pablo cuando habló de descansar como descansó Dios?

«Porque en un cierto lugar dijo así del séptimo día: Y reposó Dios de todas sus obras en el séptimo día». Hebreos 4:4.

13. ¿Es ésta, pues, la instrucción que tú das con respecto a la observancia del sábado?

«Porque no he rehuido de anunciaros todo el consejo de Dios». Hechos 20:27. (En el Nuevo Testamento hay nada menos que 59 referencias al sábado).

El libro de los Hechos alude a 84 sábados en que el apóstol San Pablo y sus asociados realizaron servicios religiosos. Sin embargo no hay una sola palabra en todo la Biblia que autorice la observancia el domingo).

14. Pero, entonces ¿por qué tantas personas guardan el domingo en lugar del sábado, si la Biblia enseña la observancia del sábado, ¿Quién introdujo la observancia del domingo y cuándo lo hizo?

Y él (poder llamado «cuerno pequeño») hablará palabras contra el Altísimo… y pensará en cambiar lo tiempos y la ley». Daniel 7:25.

15. La Iglesia Romana es el cuerno de Daniel 7; ¿Quieres decir tú Señor, que ella pensaría en cambiar la ley de Dios?

«Pregunta ahora a los sacerdotes acerca de la ley. Hageo 2:11

16. Bien, le preguntaré a Esteban Keenan, un sacerdote católico: ¿Cree su Iglesia que tiene poder de cambiar la ley de Dios?

«Si no tuvieron tal poder, no podría haber hecho aquello en que concuerdan todos los modernos eruditos en religión; no podría haber reemplazado la observancia del sábado, séptimo ‘de la semana, por la observancia del domingo primer día de la semana, un cambio paro el cual no existe autoridad bíblica». Doctrina Catecismo, Pág. 174.

17. ¿Cuándo se realizó ese cambió?

«Observamos el domingo en lugar del sábado porque la Iglesia Católica en el Concilio de Laodisea (364 D.C.), Transfirió la solemnidad del sábado al domingo». The Converts Catechism, Pedro Geirmann, Pág. 50 (Catecismo que recibió la bendición papal el 25 de enero de 1910).

18. ¿Están de acuerdo con esto los Ministros protestantes?

LOS CONGREGACIONALISTAS DICEN: «Es completamente claro que por rígida y devotamente que pasemos el domingo, no estamos observando el sábado»… -Dr. R. W. Dale, en Ten Commandments, Pág. 106.

LOS METODISTAS: «Sábado, en el lenguaje hebreo, significa descanso, y es el séptimo día de la semana… y debe confesarse que no existe ley en el Nuevo Testamento concerniente al primer día». Diccionario Teológico de Buck.

LOS BAUTISTAS: «Ha existido y existe un mandamiento que ordena guardar el sábado, pero el sábado no era el domingo. Se dirá, sin embargo, y con cierto aire de triunfo, que el sábado fue transferido del séptimo al primer día de la semana… ¿Dónde puede hallarse registrada esta transferencia? No en el Nuevo Testamento, absolutamente no… E. T. Hiscox, autor del Baptist Manual.

19. ¿Qué diferencia hace el día que yo observo? Un día equivale a otro día, ¿no es cierto?

No sabéis que a quien os prestaís vosotros mismos por siervos para obedecerle, sois siervos de aquel a quien obedeceís, o del pecado para muerte, o de la obediencia para justicia? Romanos 6:16.

20. ¿Que haré, entonces? ¿Guardaré el sabado del mandamiento de Dios o el domingo del hombre?

«Es menester obedecer a Dios antes que a los hombres». Hechos 5:29

21. Bien, Señor, ¿qué piensis tú de la observancia del domingo?

«Más en vano me honran, enseñando doctrina y mandamientos de hombres. Mateo 15:6,9.

22. Pero (los millones de personas que observan el domingo no pueden estar equivocados, ¿no es cierto?

Entrad por la puerta estrecha: porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella. Porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan». Mateo 7:13,34. (Sólo unos pocos se salvaron en los dias de Noé y en los días de Lot; la mayoría se perdió).

23. ¿Abarca esto los Diez Mandamientos?

«Porque cualquiera que guardare toda la Ley, y ofendiere en un punto, es hecho culpable de todos». Santiago 2: 10.

24. Bien, yo creo que si tratamos a Jesús, eso es todo lo que necesitamos. ¿No es cierto Señor Jesús?

El que dice que está en él, debe andar como él anduvo» 1 Juan 2:6.

25. ¿Cómo actuaste tú, Señor? ¿Cuál fue tu costumbre?

«Y vino a Nazaret donde se habla criado; y entró conforme a su costumbre, el día sábado en la sinagoga, y se levantó a leer. S. Lucas 4:16.

26. Pero Señor, esto ocurrió hace 2000 años. ¿No observarías algún otro día que no fuera el sábado si vinieras a la tierna hoy?

«Yo Jehová, no cambio» Malaquías 3:6; «Jesucristo es el mismo ayer, hoy, y por siglos» Hebreos 13:8.

27. ¿Depende mi salvación de mi obediencia a este mandato sabático?

Y consumado, vino a ser causa de eterna salud a todos los que le obedecen». Hebreos 5:9.

28. El Dr. Fulano de tal es un hombre muy sabio: ¿Pór qué él y todos los grandes predicadores no observan sábado?

«Porque mirad, hermanos, vuestra vocación, que no sois muchos sabia según la carne, no muchos poderosos, no muchos nobles; Antes lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo escogió Dios, para avergonzar lo fuerte». 1 Corintios 1:26,27. (Nota: Los grandes maestros religiosos en los días de Cristo rechazaron la verdad. Sus seguidores pertenecían al común del pueblo).

29. Pero yo he aceptado al Señor Jesús; yo sé que es mi Salvador; yo sé que él me ha recibido, y sin embargo he estado observando el domingo. Por cierto que no me perderé sino guardo el sábado ahora, ¿no es así?

«Pero Dios, habiendo pasado por alto los tiempos de esta ignorancia, ahora manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan». Hechos 17:30.

30. Yo te conozco, Señor; tú no me condenarás por no observar el sábado, ¿no es verdad?

«El que dice, yo le he conocido, y no guarda sus mandamientos, el tal es mentiroso, y no hay verdad en él». 1 Juan 2:4

31. Pero, ¿no es suficiente que yo ame al Señor y viva de acuerdo con la ley de amor?

«Si me amáis, guardad mis Mandamientos». Juan 14:15. ¿Crees tú que es absolutamente necesitar guardar los Mandamientos para recibir la vida eterna?

«Si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos». Mateo 19:1

32. Pero todavía yo no veo por qué insistes en el séptimo día, Señor. ¿No es acaso el domingo tan bueno como el sábado?

Y bendijo Dios al día séptimo y lo santifico». Génesis 2:3. «El bendijo, y no podré revocarla». Números 23:20. «Tú, Jehová, la has bendecido, y será bendita para siempre». 1 Crónicas 17:27.

33. Bien, me parece que si observo un día de cada siete, sin preocuparme de que sea uno ea particular, esto debe ser suficiente.

«Hay camino que al hombre parece derecho; empero su fin son caminos de muerte ‘. Proverbio!. 16:25. ‘Las cosas que son del Espíritu… se han de examinar espiritualmente» 1 Corintios 2:13, 14.

34. ¡Pero, Señor! ¿No puedo actuar de alguna otra manera? ¿No me llevará al cielo lo que yo profeso?

«No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos: más el que hiciere la voluntad de mi Padre que está en los cielos». 5. Mateo 7:21.

35. Sin embargo yo oro

«El que aparta su oído para no oír la ley su oración también esa abominable». Proverbios 28:9.

36. Pero, Señor, mira a la gente que obra milagros en tu nombre. Algunos sanan a los enfermos, otros hablan en lenguas y hacen muchas maravilla; sin embargo; no guardan el sábado.

Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu «nombre… y en tu Nombre hicimos muchos milagros? Y entonces les protestaré: Nunca os conocí; apartaos de mí, obradores de maldad» Mateo 7:22, 23.

37. Sí, yo sé que el sábado es el día correcto; pero mis negocios sufrirían si cerrara el sábado. Podría perder mí trabajo ¡No me sería posible progresar en el mundo!

«Que aprovechará al hombre, si granjeare todo el mundo, y pierde su alma?» Marcos 8:36.

38. Bien, en cuanto a mí mismo, no me preocupo; pero ¿qué dices de mi familia? ¿No seria mejor para mi trabajar el sábado que dejar a mi familia pasar hambre?

Vuestro Padre celestial sabe de qué cosas tenéis necesidad; buscad primeramente al reino de Dios y su justicia, y todas las demás cosas os serán añadidas». Mateo 6: 32, 33.; Salmos 37:25.

39. Mis amigos se burlarán de mi y me ridiculizarán.

«Bienaventurados sois cuando os vituperaren,… y dijera: de vosotros todo mal por mi causa mintiendo. Gozaos y alegraos; porque vuestra merced es grande en lo:: cielos». Mateo 5:11, 12. «Si el mundo os aborrece. Sabed que a Mí me aborreció antes que a vosotros». S. Juan 15:18.

40. Pero supone que mi propia familia no esté de acuerdo conmigo. ¿Deberé yo ir contra sus deseos, lo cual significarla en algunos casos una división en el hogar?

«El que ama padre o madre más que a mí, no es digno de mi: y el que ama hijo o hija más que a mi, no es digno de mi. Y el que no toma su cruz y sigue en pos de mi, no es digno de mí. S. Mateo 10:37, 38 «Así pues, cualquiera de vosotros que no renuncia a todas las cosas que posee, no puede ser mi discípulo». S. Lucas 14:33.

41. Temo que no sería capaz de soportar todas estas pruebas. Soy demasiado débil.

«Bástate en mi gracia; porque mi potencia en la flaqueza se perfecciona… Cuando soy débil, entonces soy poderoso». 2 Corintios 12:9, 10 «Todo lo puedo en Cristo que me fortalece». Filipenses 4:13

42. Entonces, Señor, ¿cuál es la recompensa de ser fiel a ti y a los mandamientos?

«Nadie hay que haya dejado casa, padres, o hermanos, o mujer, o hijos, por el reino de Dios, que no haya de recibir mucho más en este tiempo, y en el siglo venidero la vida eterna». S. Lucas 18:29, 30 «Bienaventurados los que guardan sus mandamientos, para que su potencia sea en el árbol de la vida, y que entren por las puertas en la ciudad». Apocalipsis 22:14.

43. Señor, espero tener un hogar en la tierra renovada. ¿Observaremos el sábado allí también?

«Porque como los cielos nuevos y la nueva tierra, que yo hago, permanecen delante de mi, dice Jehová, así permanecerá vuestra simiente y vuestro nombre. Y será que de mes en mes, y de sábado en sábado, vendrá toda carne a adorar delante de mi, dijo Jehová». Isaías 66:22, 23.

44. Pues entonces, Señor, sea hecha tu voluntad en la tierra así como en el cielo. Con tu ayuda guardaré el sábado.

«Bien hecho, buen siervo y Fiel». Mateo 25:21.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies